Juan 6:8-10: “Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo: Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos? Entonces Jesús dijo: Haced recostar la gente… ” 

Los recursos del ser humano son un conjunto de elementos disponibles para resolver una necesidad. Dios pone en nuestras vidas esos recursos, su palabra, su Espíritu, talentos, dones, y todo el conocimiento que Él nos da para suplir necesidades.   

Una semilla puede terminar siendo sencillamente una semilla y nada más. Pero también puede ser un alimento que sacie el hambre o simplemente nos saque las ganas  de comer algo rico. También podría convertirse en un gran árbol que brinde una buena sombra, pero antes de todo esto existe un proceso, es enterrada y regada y con paciencia se convertirá en una planta que dará fruto. Muchas veces creemos que nuestros recursos son limitados o muy escasos para ayudar a alguien, como lo pensó Andrés,  pero si ponemos en las manos de Dios eso poco que tenemos y dejamos que Él nos procese, puede transformarse en mucho. Dios tiene un propósito para tu vida y por eso te dio recursos, para cumplir con ese plan para el que fuiste creado ¡Si! Fuiste creado con un plan y no al azar, la pregunta es: ¿estás dispuesto a usar tus recursos para cumplir el propósito de Dios para tu vida?  

“Dios puede hacer que tus cinco panes y dos pescaditos alimenten a cinco mil”.   

 

Juan Flores y Adriana Barriga.  

Devocionales anteriores